fbpx
0 Items

GARRAS Z. Anclajes puntuales para fachadas de piedra amorteradas

From: 0,12 

Las Garras Z son anclajes puntuales para fachadas aplacadas de piedra amorterada. Las Garras Z son anclajes de retención empotrable, sin regulación vertical y sujeto al elemento soporte y al revestimiento (en el canto del mismo) mediante mortero.

  • Están fabricadas con alambre de acero inoxidable de 3 mm según UNE-EN 10088.
  • Se utiliza como anclaje de seguridad oculto.
  • Se necesitan un mínimo de 4 unidades por cada placa de piedra, a una distancia no menor de 6 cm de las esquinas de la misma.
  • C: 40 mm
  • C: 50 mm
  • C: 60 mm
  • C: 70 mm
  • C: 80 mm
Limpiar
SKU: GARRAS-Z Categoría: Etiquetas: ,
SOLICITAR PRECIO
FABRICADO EN ESPAÑA

Tal vez le interese...

Mecanizado para fachadas

Para anclajes ocultos.

Enmallado de seguridad

Para fachadas ventiladas.

Porcelánico para fachadas

Para fachadas ventiladas y aplacadas.

Descripción

Los anclajes puntuales para fachadas de piedra amorteradas, son anclajes de retención empotrable, sin regulación vertical y sujeto al elemento soporte y al revestimiento (en el canto del mismo) mediante mortero.
Se utilizan, al igual que las grapas para aplacado mixto en cerámica, para continuar la sujeción de la pieza, con su inmediata superior/ inferior.

Colocación de las Garras Z – Anclajes puntuales para fachadas de piedra amorteradas.

Para este tipo de anclajes, se realiza un taladro en la piedra, bien sea sencillo o a escote, para alojar el anclaje con un diámetro al menos 1 mm superior al de éste. Sobre el muro soporte se realiza otra perforación para empotrar la pata del extremo opuesto con mortero de cemento o mortero de cemento cola.

Contrariamente a otros sistemas puntuales de anclaje, la correcta colocación del anclaje Z implica la necesidad de colocación de un mínimo de 4 unidades por cada placa de piedra, a una distancia no menor de 6 cm de las esquinas de la misma.

 

*Nota técnica para anclajes vistos:

Todos los aceros inoxidables contienen el cromo suficiente para darles sus características de inoxidables. Muchas aleaciones inoxidables contienen además níquel para reforzar aun más su resistencia a la corrosión (el acero inoxidable AISI-304 utilizado en nuestros anclajes, lleva un 8,03 % de Ni) aun así, se debe tener en cuenta que, aunque el material de los anclajes es acero inoxidable, ciertos entornos extremadamente salinos, ácidos o la utilización de ciertos productos de limpieza del rejuntado, pueden dañar la película pasiva del acero inoxidable (cuando el acero inoxidable se saca del baño ácido y se enjuaga con agua en la usina siderúrgica, una fina capa de óxido adherente se forma instantáneamente ). Cuando se produce un daño en este tipo de medio, la película se repara automáticamente creando una "mancha de óxido" que no es óxido común, si no una tenue película de óxido de cromo muy densa que constituye una coraza contra los ataques de la corrosión.

¿Necesita asesoramiento?

¿Le ayudamos?